Invocando a Magritte

René Magritte, un pintor del que admiro su obra, pintó en 1964 una de sus obras más famosas: The son of man, de la cual dijo:

At least it hides the face partly. Well, so you have the apparent face, the apple, hiding the visible but hidden, the face of the person. It’s something that happens constantly. Everything we see hides another thing, we always want to see what is hidden by what we see. There is an interest in that which is hidden and which the visible does not show us. This interest can take the form of a quite intense feeling, a sort of conflict, one might say, between the visible that is hidden and the visible that is present


Al menos oculta el rostro parcialmente. Bueno, aparentemente tienes una cara, la manzana, ocultando lo visible pero oculto, el rostro de la persona. Es algo que sucede constantemente. Todo lo que vemos oculta otra cosa, nosotros siempre queremos ver lo que esta oculto por lo que vemos. Hay un interés en lo que está oculto y lo visible que no se nos muestra. Este interés puede tomar la forma de un sentimiento muy intenso, una especie de conflicto, podría decirse, entre lo visible que está oculto y lo visible que está presente.

En diciembre del año pasado no pude ignorar su obra e hice un pequeño recordatorio con mi avatar, por supuesto agregando una pregunta importante al mensaje, ¿Qué esta oculto?, y aprovechándome de la imaginería moderna —el fondo cuadriculado, en programas de edición de imágenes, representa lo invisible- que a veces no hay cosas ocultas, sino invisibles — ¿acaso existen?—.

Mencionó todo esto porque me parece -siempre- interesante la visión vanguardista de los artistas*, que logran ver más allá de lo obvio, o lo que la sociedad les quiere mostrar, y especialmente porque lo consiguen cuestionando: ¿qué es? ¿hay más? ¿Por qué? ¿Para qué?

Cuestionar siempre es un buen camino para aprender a expresarse, y aquí citó una frase de Nacho Vega, que ya uso Hugo en su blog pero, que vale la pena recordar:

La pregunta lo es todo, porque esa pregunta te lleva a otra.

Es por eso que hoy busco las ideas de Magritte, que igual podría ser otro artista*, para aprender el arte de hacer preguntas, que tarde o temprano te llevan a las respuestas y, entonces, a poder expresarlas.

Encontrar la forma de expresión adecuada no debiera ser el fin último de las personas, sin embargo, si uno de de los más importantes. Nos hace falta.


*Con artistas me refiero a verdaderos artistas, aquellos que unen la habilidad de expresión junto a la alta calidad en la técnica.

A %d blogueros les gusta esto: