Aprendiendo con proyectos personales

Es saludable, como desarrollador web, trabajar proyectos personales. Con el tiempo he descubierto que se aprende mucho con un cliente exigente con requerimientos elevados, pero también, casi en la misma medida, cuando los proyectos son personales (¿Quién mejor que uno mismo para exigirse?).

A diferencia de los proyectos externos, en los proyectos personales (en donde se busca aprender) se debe experimentar todo lo posible: utilizar las herramientas más nuevas, las técnicas más sofisticadas, y en resumen, elevar al máximo los requerimientos. Todo esto sin perder de vista el objetivo de la funcionalidad del desarrollo.

En esta ocasión les comparto un adelanto a una “aplicación web” —apenas pasa de ser un accesorio— en la que estoy trabajando para simplificar tareas repetitivas, y en donde básicamente estoy experimentando con la diagramación, el uso de interfaz, código web (HTML5+CSS3+JS), reutilización de código (para poder replicar algunas funciones en otros sitios web) y documentación (es urgente que la unifique en un solo lugar).

Es una inversión de tiempo significativa, considerando el aprendizaje y las decenas de errores por resolver, pero que por experiencia sé que ahorra contratiempos más adelante, por no mencionar la satisfacción de probar nuevas opciones.

¿Desarrollas proyectos personales para aprender? ¿De qué tipo?

 

A %d blogueros les gusta esto: