Agosto 16, 2015

La ciudad a pie

Además de los papeles y las llaves, sabes que el carro es tuyo porque conoces “las mañas” que tiene, como la puerta del conductor que no abre y tenes que disimular con caballerosidad al abrir primero la puerta del pasajero. Sabes que el rayón junto al retrovisor es nuevo y maldecís a quién se lo hizo. En resumen, el carro es tuyo entre otras razones porque lo conoces y porque lo conoces te apropias de él, se convierte en una extensión de tu forma de vida y hasta de quien eres.

De la misma forma conocer la ciudad en donde vives se convierte en un ejercicio de apropiación: porque la conoces la sientes tuya, y porque es tuya te importa. A partir de que te apropias de la ciudad te indigna que rompan monumentos, que vandalicen espacios públicos o que falten los espacios que necesitas: para caminar, para descansar, o para convivir en paz (sin encerrarte en esas fortalezas llamadas centros comerciales).

Discutir sobre el transporte toma otra perspectiva cuando abandonas por un momento tu auto y te conviertes en peatón, en que cruzas a pie una calle que solo has recorrido en auto o te subes por primera vez a un transmetro.

Hablar de historia se vuelve un hecho cotidiano cuando podes reconocer la historia que la ciudad te cuenta en el camino a tu trabajo, cuando el monumento de ‘el tipo anónimo rodeado de mujeres y leones’ pasa a tener nombre, a ser Miguel García Granados acompañado de la libertad, la paz, la justicia y por la república que, en un arranque de inspiración del escultor, se representó de pie.

La ciudad es tuya solo cuando la conoces, y solo cuando es tuya la podes cambiar.

Visita La Ciudad a Pie, una iniciativa para conocer la ciudad desde la historia hasta el día de hoy. Es gratis, es saludable y muy entretenido.

Síguelos en Facebook: La ciudad a Pie.

A %d blogueros les gusta esto: